De las campañas de conquista en tiempos de diversidadLuego de su paso por la sección Estados alterados del 32° Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, hace su presentación en el Doc Buenos Aires "Las expansiones" de Manuel Ferrari.

Así como la historia es escrita, también es leída. Las voces que narran las crónicas de Las Expansiones, delicada selección de textos que hace Manuel Ferrari para este film, a propósito de la civilización colonizadora en los siglos XVI y XVII, representan un estadío doble que las empresas expedicionarias han llevado en los períodos de las conquistas coloniales. Así, se establece un límite que separa una faceta externa y una interna. La primera remite al estado de las cosas de la colonia preexistente, con sus desarrollos y sus vulnerabilidades, un territorio que no presenta a priori ningún defecto económico ni social. La segunda faceta describe sin escrúpulos las atrocidades vividas en las más miserables condiciones de supervivencia al que se someten estos hombres, hasta llegar al extremo de experimentar el canibalismo.

Es sabido que la historia del Río de la Plata ha sido escrita por los colonizadores de los territorios y los gobernantes de las ciudades y pueblos, y queda arraigado a la cultura de generaciones de los herederos de las colonias en Sudamérica. De esta forma, los textos de aquella época pueden ser considerados un mero archivo relacionado con los relatos ‘oficiales’.

No obstante, la representación audiovisual permite una relectura de esos archivos partiendo de un nuevo escrito en su propio lenguaje. La imagen y el sonido cargan con sentidos autónomos entre sí y generan otros en su interrelación a partir del montaje. En Las Expansiones se logra un efecto hipnótico en la yuxtaposición de planos de muy buena composición fotográfica que, con una suerte de instalación laberíntica, muestra las estructuras aglomeradas de los puertos, las autopistas y torres, como así también asentamientos precarios, plazas y puentes. Estas imágenes se funden constantemente con el discurso de la voz en off que, en francés, portugués o alemán, relatan las crónicas de los primeros expedicionarios de las coronas europeas al Río de la Plata.

09830014

El relato abre con una leyenda similar a un intertítulo de película silente: “Esta película se basa en las primeras crónicas escritas por europeos que arribaron al Río ‘de la Plata’ por orden de las coronas española, portuguesa y francesa”. El enunciado acentúa que el término ‘de la Plata’ se utiliza de forma caprichosa, tal vez porque el nombre de esta región se trata, en parte, como el uso de un concepto con propósitos de seducir tanto a las coronas a ‘invertir’ en su suerte de anticipar a las otras, en la carrera de conquista y dominación. Pareciera que los expedicionarios, en ese afán de ‘emprender’ en los viajes de expansión, se permiten poetizar los rasgos de particular interés, en una mirada militar y científica.

El texto introductorio se encuentra sumido en un ambiente sonoro de lo que parece ser un territorio de naturaleza viva: aves de pantano que graznan en distintos planos de profundidad, al ritmo de la pieza clásica de Osvaldo Golijov, simulando una especie de opereta que presenta el leitmotiv en su apertura; y los arroyos que alguna vez fueron parte del paisaje de aquella región virgen que pronto será ‘explorada’. Se trata de las costas del Río de la Plata. El arroyo y los pájaros se funden con el zumbido de un ruta transitada en auto. Inmediatamente, mientras oímos que se pasan un par hojas con la mano, se escucha la voz del narrador alemán. La auricularización (o el punto de ‘vista’ sonoro) parece un recurso fundamental. Observamos el paisaje actual a lo largo del puerto de la costanera y Retiro, a través de la ventanilla de un automóvil que bordea el río por la ruta mientras se cuenta el arribaje y las primeras notas de la experiencia con el territorio: aspectos del clima, fauna y primeras características en la instalación de la ciudad y sus alrededores. Las cartas informan con detalle el estado de las guarniciones de la ciudad, describiendo entre otras cosas al cuerpo de milicias formado en su mayoría por criollos y en gran medida ancianos sin armas de fuego. En este momento, vemos los únicos rostros del film, lo que parecen ser jubilados en las plazas de Buenos Aires veinte años atrás.

Sin título

Si bien la comunicación está motivada por la lista que parece no tener fin de una serie de directivas hacia los expedicionarios y avanza como preguntas y respuestas de uno y otro lado del Atlántico, también se expande a otros relatos que bordean un poco más allá. Es aquí donde se salta este ‘límite’ entre lo que concierne al propio poder en vistas de expansión como externo y las condiciones en las que son ejecutadas las órdenes por estos, los súbditos de las coronas, como interno. Este último se presenta con imágenes de establecimientos penitenciarios, algunas con graves deterioros, y zonas rurales con acceso a autopistas. La dualidad de naturaleza y civilización con un hombre que acarrea la civilización deseando imponerla sobre un territorio. Así, la imagen se componen con paisajes naturales como el mar, el cielo y la tierra, en un equilibrado balanceo con el entramado de autopistas, diques y torres. 

Manuel Ferrari recupera textos de la época colonial para traer al presente esos archivos. Mediante el montaje y el diseño sonoro, Las Expansiones propone una reflexión dialéctica sobre aquello que perdura en nuestro tiempo y espacio.

Comentarios

comentarios