Día de autoresEn el primer día del Festival Internacional de Mar del Plata se presentaron los últimos trabajos de Wang Bing y Raymond Depardon.

Mrs Fang de Wang Bing.

La observación es la modalidad de representación elegida por Wang Bing para retratar distintos aspectos de lo real. En esta ocasión, el director posa su mirada en la relación de una familia con la inminente muerte que acecha a la señora Fang. Esta sexagenaria mujer tiene una especie de Alzehimer, está postrada en una cama y queda al cuidado de su hija que, según se desprende en una de las conversaciones, ha dejado su trabajo para cuidarla.

El trabajo no es un aspecto menor en el cine de Bing: ya sea en Tong dao como en Tie Xi Qu: West of the Tracks, el director se centra en las actividades económicas que llevan adelante sus protagonistas. En esta ocasión, la familia de la señora Fang se dedica a la pesca artesanal y el director registra sus particulares modos de realizarla.Mrs Fang

Por otro lado, la cámara da cuenta de un espacio que no posee grandes riquezas en lo material. La señora Fang está acostada en una cama, en una pequeña habitación de una casa sin demasiados lujos. En ella, a pesar de su estrechez, puede albergar a la vez hasta trece familiares y vecinos que se dan cita para observar y charlar alrededor de la aparentemente impasible señora Fang. A pesar de la multitud reunida en escena, la cámara pasa la mayor parte del tiempo desapercibida, a excepción de dos ocasiones donde el dispositivo se torna evidente.

¿Cómo retratar a una persona con Alzehimer? Wang Bing parece haber encontrado la respuesta en el encuadre. El director propone primeros planos de larga duración para que el espectador reflexione mientras observa a la señora Fang. Con el correr del film sus movimientos podrían ir in crescendo: de su cara con la boca abierta y mirada aparentemente perdida pasamos a sus manos que parecen buscar las de su hija. Por último, un primer plano sobre su rostro nos acerca a la señora Fang para preguntarnos qué hay detrás de esa mirada y si todavía, en algún lugar, aún siente.

 

12 jours de Raymond Depardon.

Luego de una introducción por un largo pasillo, la cámara se detiene en un cartel al costado de una puerta en el que se lee: Sala de Audiencias. Allí, Depardon registrará a dos cámaras el intercambio que tienen un juez, un internado y su abogado. Es que, al comenzar el film, un intertítulo explica que en Francia, luego de doce días, las personas internadas contra su voluntad en hospitales neuropsiquiátricos deben tener una audiencia con un juez para que este determine si debe continuar o no en la institución que lo priva de su libertad.

Como hiciera en Les habitants, Depardon presenta un film con dos grandes estructuras: por un lado, la observación de diálogos entre diferentes personas; por el otro, planos musicalizados que pueden aportar nueva información o simplemente funcionan a modo de separar los núcleos narrativos. Así, la fragmentada forma de la narración hace visible la imposibilidad de presentar lo real, sólo queda aprehenderla por partes.

12 jours 2

Pero a diferencia de Les habitants, en 12 jours, el director no presenta diálogos entre personas tomadas al azar en la calle, sino que son sujetos sociales de una institución particular: un Hospital Neuropsiquiátrico (espacio que conoce desde su emblemática San Clemente). Haciendo esta diferencia, cabe preguntarnos: ¿se puede estructurar el relato de igual manera para un film sobre los discursos de habitantes franceses en general y otro sobre internados de un neuropsiquiátrico? ¿No hay alguna particularidad en ellos que deba replicar en su forma?

De esta manera, la película irá intercalando entre audiencias de diferentes personas y en ellas se encuentra el peso de la narración. Allí, se encarnan discursos que dan cuenta de las violentas historias que cargan los internados. A pesar de no ser profundizadas estas historias por la estructura que propone el director, sí permite dar cuenta del trato distante que reciben los internos de parte del sistema judicial encarnado por jueces y abogados.

Comentarios

comentarios