La memoria, una materia viva Entre ficción y documental, el director Martín Farina presenta la vida de Francisco, un joven que vive en el recuerdo de sus familiares.

El tiempo parece estar detenido, el espacio se llena de sensaciones y una voz en off da comienzo al relato mediante preguntas a un hombre mayor. Sin que se revele su rostro, el hombre da respuestas para adentrarnos en ciertos aspectos de la vida de Francisco.

— Es estudiante, tiene dieciocho años.
— ¿Tiene algún conflicto con sus padres?
— Parecería que no tuviera conflicto.
— ¿Un anhelo? ¿Un sueño?
— El sueño es ser músicoresponde el hombre mientras vemos un pájaro dentro de una jaula.

Este hombre se presenta como una figura que podría ser un potencial abuelo, una presencia cercana pero alejada de este presente remoto. En esta primera secuencia, el director plantea una primera proyección al universo interno de Francisco que funciona como la sinapsis inicial de un viaje por el almacén de sus recuerdos. Martín Farina plantea un juego entre lo ficcional y lo documental, utilizando sus límites y deformando sus reglas en Cuentos de chacales.

unnamed (1)

La disposición de imágenes de la obra nos ofrece transitar por un flujo de recuerdos, una memoria que crea y recrea, que vela y devela. El director, ya con antecedentes en la exploración de las formas cinematográficas en películas anteriores (Fulboy, El hombre Depaso Piedra), lleva al límite estos cruces expresando, a modo de coral, un devenir de imágenes ficcionales, de archivo, y otras observacionales, que avanzan y retroceden de manera fragmentaria. Cuentos de chacales a través de un relato experimental y onírico nos invita a entender la memoria como una materia viva y no solo como recuerdos petrificados del pasado.

Intimidades, sensaciones y miedos, articulan el espacio de la vida de Francisco, el personaje principal. Planos observacionales de dos jóvenes en la cama dan cuenta de un tratamiento estético muy profundo, con una utilización del tiempo y los silencios que determinan la carga emocional necesaria para transmitir sus inquietudes.

Varios hilos narrativos entrelazan la vida de su familia, los vínculos entre ellos son tejidos por las experiencias vividas en un pasado que se hace presente. La utilización de videos familiares en handycam evidencian el cúmulo de recuerdos que se materializan, para luego desarticularse entre otros registros fragmentados propuestos desde el montaje.

La sucesión de planos se plantea como un choque de imágenes y sensaciones; las estrategias de representación son múltiples y el montaje las confronta para resignificarlas. Con una propuesta narrativa arriesgada y una estética armónica para su complejidad, Cuentos de chacales logra constituir una obra documental muy rica en recursos cinematográficos en todas sus aristas.

 

Comentarios

comentarios