Crítica

El más Piru de los sacerdotesEstreno del documental sobre la vida del sacerdote franciscano Fray Antonio Puigjané.

antonio puigjane

«Cruenta lucha para recuperar el regimiento de La Tablada». Con ese título se despertaba el pueblo argentino el 24 de enero de 1989 cuando miembros del Movimiento Todos por la Patria (MTP) intentaron ocupar cuarteles de un regimiento de infantería en La Tablada. Antonio Puigjané, un sacerdote católico que participaba del MPT, fue condenado a 20 años de prisión por ser, supuestamente, uno de los líderes de aquel episodio. “Antonio nunca estuvo en la lucha armada, nunca la reivindicó, él tiene un profundo sentido franciscano de la no-violencia”, dice Adolfo Pérez Esquivel, premio Nobel de la Paz, en el film Antonio Puigjané, el piru del director Fabio Zurita.

La película narra la vida, obra y pensamiento de Fray Antonio Puigjané, desde su decisión a los 11 años de ser sacerdote hasta la actualidad en la iglesia Nuestra Señora del Rosario de Pompeya. Los ideales de don Antonio, como lo llama Osvaldo Bayer, hicieron que se vuelque desde un primer momento por los más humildes. Se acercó al Movimiento de Sacerdotes del Tercer Mundo para formar una nueva iglesia que tuviera en cuenta a los más débiles. Así, en 1967, comenzó a celebrar misa en la villa Martillo Chico de Mar del Plata.

Sin embargo, su misión se vio interrumpida por la persecución política y policial en tiempos previos al golpe de Estado de 1976. El monseñor Antonio Plaza, quien también era capellán de la policía, esgrimía que Puigjané perturbaba el orden con sus misas y decidió echarlo. Este hecho no detuvo al franciscano a contrapelo, como reza el subtítulo de la película, y continuó con sus misiones de apoyo a los más necesitados.

Luego de su paso por Mar del Plata llegó a través del obispo Enrique Angelelli a Anillaco, provincia de La Rioja, tierra que gobernaba la familia Menem desde 1973. Este clan comenzó una campaña en su contra tildándolo de marxista. «Una cosa es morir por mártir y otra por boludo», le dijo Angelleli al Piru para que desistiera de quedarse.

Comenzada la dictadura en 1976, surge una nueva etapa en la vida de Antonio Puigjané. A su defensa a los más humildes, el sacerdote sumó la lucha por los derechos humanos, acercándose a las Madres de Plaza de Mayo por medio de Carmen Conde. Desde sus misas, Puigjané dio a conocer la represión y los hechos oscuros del gobierno militar que los medios de comunicación ocultaban.

Fabio Zurita pone en escena un voluminoso material de archivo y entrevistas a personas cercanas a Antonio Puigjané, algunas, muy reconocidas en la lucha por los derechos humanos en Argentina como Nora Cortiñas, Osvaldo Bayer y Adolfo Pérez Esquivel. Con el correr del film, se arma un discurso donde se comprende la vida y obra del sacerdote Antonio Puigjané y su afectuoso modo de ser. Un hombre que, a pesar de todas las persecuciones sufridas, nunca se lo ve rencoroso.

 

Comentarios

comentarios

Comment here