Entrevistas

Comunicar para ser libres. Una experiencia en tiempos de dictaduraDesde el exilio, intelectuales de sudamérica produjeron un periódico para quebrar el cerco informativo. Los directores de "S.C. Recortes de Prensa", Oriana Castro y Nicolás Martinez Zemborain, retratan esa experiencia y ofrecen su testimonio sobre el film.

Una crítica profunda de nuestra naturaleza, de nuestra manera de pensar, de sentir y de vivir: es la única posibilidad que tenemos de devolverle al habla su sentido más alto. (…) sólo así lograremos que el futuro responda a nuestra esperanza y nuestra acción, porque la historia es el hombre y se hace a su semejanza y a su palabra.

Quien lo decía era Julio Cortázar, sin imaginar que en esas palabras narraba de la mejor forma posible la búsqueda del periódico “Sin Censura”. Conformado en 1980, el diario agrupaba a intelectuales y militantes de distintos partidos políticos, ideado en Francia y con corresponsalías en otras partes del mundo. La edición se realizaba en Estados Unidos de la mano del escritor Gino Lofredo e ingresaba al país y América latina de forma clandestina. Gino había conseguido sobres de la General Motors, de la Fundación Ford, entre otros, que permitían la introducción del material desde el país del norte. Una entrada desde allí despertaría menos sospechas que desde Francia, donde la denuncia por el atropello a los derechos humanos era una constante.

La última dictadura cívico-militar-clerical despertó las experiencias más creativas en un contexto donde el horror y la muerte primaban. Los directores Oriana Castro y Nicolás Martínez Zemborain retratan una de esas experiencias, realizadas desde el exilio y con protagonistas de lo más disímiles pero convocantes, en Sin Censura (S.C.) Recortes de prensa. La ópera prima que recorrió más de una decena de festivales nacionales y latinoamericanos obtuvo en octubre de 2015 el premio a la mejor película en la Sección Contemporánea del XV Festival de Cine Latinoamericano de Trieste (Italia) y menciones especiales de jurados en otros encuentros.

Martínez Zemborain es hijo de exiliados que padecieron el desarraigo por no coincidir ideológicamente con quienes tomaron el poder por la fuerza en el capítulo más negro de nuestra historia. Su padre fue también uno de los protagonistas. La experiencia personal sumada al interés de ambos directores por las temáticas que se relacionan con la memoria histórica convergieron en la realización del documental. El mismo fue posible por “vía digital”, uno de los medios de fomento del INCAA.

“Empezamos a cranear este documental allá por el 2011, obviamente el contexto político era muy diferente. Estaba instalado en la sociedad que los medios de comunicación construyen sentido», explica la directora Oriana Castro que también marca el vínculo de S.C. Recortes de prensa con la historia de concentración de medios en Argentina.

El director, Martínez Zemborain, agrega: “Si bien el documental traza una relación con los medios y con el presente muy clara, también lo hace con el rol del periodista como persona, tan cuestionado en estos años. Además, un debate con respecto al exilio, los que se fueron, los que se quedaron”.

Yo creo que si estoy aquí hoy es simplemente para decir a los que me escuchan que, nosotros los intelectuales exiliados desde el momento que hablamos por y para nuestro pueblo, en cierta medida estamos para intentar hacer aumentar la conciencia por esta situación monstruosa (…), la conciencia de la gente de Europa: sea de los alemanes, de los suizos, de los franceses, de los españoles, no importa de quiénes. Estamos aquí para intentar ayudar a que su conciencia sea más clara y que puedan decidir. Y yo estoy seguro que su decisión será cada vez más una decisión activa, de participación, de colaboración, de solidaridad.

Julio Cortázar

“Periodísticamente es muy valioso el periódico, porque en ese momento tiene la característica de no ser partidario. Ellos venían de diversos lugares: peronistas, como por ejemplo Osvaldo Soriano; del ERP; los radicales con Hipolito Solari Yrigoyen, y otros. Una particularidad porque eran más comunes los espacios partidarios», afirma la directora y guionista del film. Martínez Zemborain complementa: “Que sean de los más diversos espacios refleja la madurez de lo que ellos querían hacer en ese momento”.

Además de Soriano y Solari Yrigoyen, el periódico incluía a intelectuales como Eduardo Galeano, Gabriel García SC Recortes de Prensa 7Márquez, Ernesto Cardinali, Osvaldo Bayer, el ya mencionado Cortázar y otros que participaron y dieron vida a seis ejemplares. “Nosotros teníamos todas las cartas de ellos. El periodista Carlos Gabetta, el más prolijo y francés de todos, guardó la correspondencia. Y estaba bueno porque cuando las leíamos veíamos las internas: no conseguían plata», cuenta la directora.

«Cortázar le escribía cartas mangueándole a media humanidad, Soriano lo mismo. Ellos originalmente iban a hacerlo cada un mes. En principio pusieron 1500 dólares cada uno y Gino Lofredo consiguió 30 mil dólares de una Iglesia Protestante de Canadá. Pero cuando se les acabó ese dinero dijeron ‘paramos un poco, tomamos impulso y volvemos a salir’. Pero ya no fue posible”, explica Oriana Castro. Las complicaciones económicas y de traslado señalan los cambios tecnológicos que acaecieron e invita a reflexionar sobre las posibilidades que hubiera tenido «Sin Censura» en tiempos de Internet.

Castro considera que el documental representa un homenaje a toda la gente que militó desde la palabra. «Incluímos a Cortázar que fue tan maltratado en términos políticos: de izquierda que era un infantil, de derecha un mal escritor. Hoy nos parece que suma otra función la película, cuando la pasamos vemos que termina siendo un catalizador de la angustia de la gente», marca la cineasta.

Esto ocurre en un período donde el cambio de gobierno implica también la alteración de un modelo de país. Pero ésta alteración vuelve a poner sobre la mesa debates que se creían superados donde la teoría de los dos demonios nuevamente se hace presente, al margen de las políticas económicas similares. En correlato, la película invita a profundizar sobre el accionar de los medios de comunicación: “más como socios que como cómplices de la dictadura”, afirma Oriana Castro.

“Hasta qué punto los milicos utilizaban los medios de comunicación que la mayor parte del material de archivo de la película es el propio material de propaganda de la dictadura. Institucionales que hacían para mostrar su gestión y ahora los estamos utilizando para denunciar”, enfatiza la directora.

Sobre la comparación con el momento actual, Martínez Zemborain dice: «Hago una breve reflexión sobre Cortázar, lo que aprendí a la hora de escuchar el archivo de él porque es central en la estructura del documental, es entender el rol de la palabra, la importancia que tiene eso. Escucharlo y relacionarlo con el presente. Cómo el gobierno es consciente de ese rol de la palabra. Cómo las utiliza y hasta dónde las quiere llevar”.

Desde la palabra y más allá. S.C. Recortes de prensa invita a conocer las circunstancias que dan origen a una experiencia corta pero significativa en tiempos donde la palabra estaba cercada y cómo hay siempre intersticios de libertad. Al establecer indirectamente paralelos con el presente deja entrever que las disputas de ayer, siguen siendo las mismas de hoy. La palabra aún espera su libertad.

Comentarios

comentarios