Crítica

“Somos los negros, somos los grasas pero conchetos no”Desde Riff, pasando por V8 y hasta nuestros días. "Sucio y desprolijo" presenta un viaje hacia el centro del rock y del hevay metal nacional.

El documental Sucio y desprolijo cuenta la historia del movimiento de rock pesado y heavy metal argentino. En él se pueden encontrar archivos de la época post-dictadura donde la escena comenzaba a canalizar el gran descontento de una juventud que ya no callaría nunca más. Jóvenes melenudos, tatuados y barbudos que se multiplicaron por nuestro país para gritarle al mundo su verdad.

La ante sala de la historia metalera en Argentina arranca a mediados de los ’70 y la primera banda reconocida en el país como heavy metal fue Riff, del mítico Norberto Pappo Napolitano. Años más tarde se sucedieron expresiones más distorsionadas acompañadas por un compás violento y letras antisistema como el caso de V8, banda considerada por los críticos como quiebre para definir el estilo del verdadero metal nacional.

En el film se puede disfrutar un amplio recorrido histórico trabajado con mucha dedicación. No faltan las figuras emblemáticas que, a diferencia de otras producciones audiovisuales, brindan un testimonio más íntimo y directo al público. Se encuentran las palabras de Claudio Rosano, «Tano»Sucio y desprolijo - Ruso Verea Marciello, Alberto Zamarbide, Claudio O’Connor, entre otros.

La elegante prosa de Norberto “Ruso” Verea reluce entre los perfiles de diferentes entrevistados que abarcan desde periodistas hasta los seguidores incondicionales de las bandas, las brigadas metálicas. Una verdadera muestra del particular folklore que sólo los metaleros más puros pueden amar. Por supuesto, un documental de estas características no podía olvidarse del único e incomparable Ricardo Horacio Iorio a quien se le dedica uno de los cinco capítulos que tiene el film.

“Hicimos mal en trasladarle a la gente que nos seguía una disputa que en realidad era personal. Yo creo que no le sirve a nadie, el movimiento metalero tiene que estar unido…” (Claudio O’Connor – Sucio y desprolijo).

 

Comentarios

comentarios