CríticaEntrevistas

Maldición, va a ser un día hermosoEntrevista con Fiorella Casale, ideóloga de la película sobre la misa ricotera filmada por ricoteros.

Fiorella Casale

“Hay una chica que me mandó un video que se viene con el hijo de Italia para verlo. Me dice: “La última vez que fui a ver al Indio, fue en el 99, con los Redondos, te muestro la entrada y ahora voy a ir a verlo” Muy zarpado ¡¡¡Algo tiene que mueve tanto de tan lejos!!! Me mandaron material de Lima, de Bolivia, de distintos lugares. Estés donde estés. Sos argentino, te fuiste del país y te venís a verlo. Es el show entero, toda la mística que hay en verlo. Nunca ví algo con tanta convocatoria. Algo de mágico hay ahí”, relata Fiorella Casale, una joven ricotera de 21 años ideóloga del documental Somos todos Redonditos.

A pocos días de una nueva misa del Indio Solari, Fiorella cuenta que su inspiración nació de los recitales a los que concurrió: “Hay que hacer algo con esto, pensaba. Yo no podría ir y acaparar todo, tendría que ir el mismo día o unos días antes y preguntarle a la gente. Sería muy cerrada la visión que tendría de cómo es la movida”. Para la joven documentalista lo más importante es que cada uno muestre la experiencia desde su perspectiva, esa es la esencia. “Cada uno tiene su historia para contar y yo no podría dar cuenta de todas”, dice.

Y realmente es así. Cualquiera que haya tenido la posibilidad de asistir a una misa ricotera puede notarlo: miles y miles, yendo y viniendo desde todo el país, con amigos, con la familia, incluso solos. Atravesando llanuras y sierras, entregándose al mito más grande de la historia del rock nacional. Fiorella explica ese fanatismo: “Pienso que es cultural lo que creo él y Los Redondos. Es una banda que no se manejó comercialmente como todas. Esa postura es algo para remarcar. Quienes los seguían desde el principio eso era aguante ¡Aguante, aguante! Ahora esa gente creció, son padres, madres y se lo pasan a los hijos, se transmite de generación en generación. Es como una hermandad, ves a alguien que tiene la remera de los Redondos o del Indio y te sentís acompañado”.

Soplando brasas en tu corazón. Así son los encuentros que quedan para siempre en la memoria de sus fieles, en infinitas anécdotas buenas y pocos malos tragos pero que “valen la pena”, porque va más allá del espectáculo musical, aunque después del show nada importa. La convocatoria ricotera que da lugar al pogo más grande del mundo es una fiesta, más aún, un carnaval. Eso busca retratar Fiorella, quién relata su pasión como un acompañamiento: “En muchas etapas siempre le fui encontrando significado a las cosas  según lo que iba viviendo. Hay cosas que vas entendiendo, también con respecto a la música, no sólo a las letras.”

Somos todos Redonditos es una apuesta ambiciosa y una búsqueda comunitaria: “No va a ser mía la película, va a ser de todos los que participaron. El otro está contándose con su cámara, con sus amigos y contando lo que quiere y cuando le pinta. Pero no es que yo voy a ir a meterme en su movida. Me copa más eso, es algo más personal.”

Fiorella y los realizadores del documental convocan: ”Si el 12 de marzo vas a Tandíl, o en estos días vas a buscar las entradas, o con tu banda pintan una bandera ¡Filmate! Contá tu experiencia ¿Por qué? ¿Qué sentis? ¿Qué te moviliza? ¿Con quién vas? ¿En qué viajas?”

 

Recomendaciones para formar parte del documental:

-El video se puede grabar con cámara  o celular aunque no tenga mucha calidad en la imagen. Habrá edición posterior para corregir los defectos.

-Filmá en forma apaisada, es decir, con el celular horizontal. Así se facilitará el trabajo de los editores de la película.

-Mandá tu filmación por mail a strockumental@gmail.com

-Compartí tu registro por https://www.wetransfer.com/  Es sencillo: Ingresar, arrastrar los archivos y poner un mail. Se usa esta vía porque Facebook reduce la calidad de los videos.

-Si tenes alguna consulta contactate con Somos todos Redonditos por Facebook.

Comentarios

comentarios

Comments (1)

  1. Very neat article. Awesome.

Comment here